De H.G (Historias Graves) II. De sombra y control. Qué placer esta pena.

Influenza-Influencia-Influencer

Influencia, Canción de Charly García

Puedo ver y decir
Puedo ver y decir y sentir
Algo ha cambiado
Para mí no es extraño
Yo no voy a correr
Yo no voy a correr ni a escapar
De mi destino
Yo no pienso en peligro

Si fue hecho para mí
Lo tengo que saber
Pero es muy difícil ver
Si algo controla mi ser

En el fondo de mí
En el fondo de mí veo temor
Y veo sospechas
Con mi fascinación nueva
Yo no sé bien qué es
Yo no sé bien que es
Vos dirás: son intuiciones
Verdaderas alerta

Debo confiar en mí
Lo tengo que saber
Pero es muy difícil ver
Si algo controla mi ser
Puedo ver, y decir y sentir
Mi mente dormir
Bajo tu influencia

Una parte de mí
Una parte de mí dice: stop!
Fuiste muy lejos
No puedo contenerlo
Trato de resistir
Trato de resistir
Y al final no es un problema
Qué placer esta pena!

Si yo fuera otro ser
No lo podría entender
Pero es tan difícil ver
Si algo controla tu ser
Puedo ver, y sentir, y decir
Mi vida dormir
Será por tu influencia
Esta extraña influencia!

¿Cómo tiene que ser un vínculo si al romperse lo primero que se piensa es QUÉ PLACER ESTA PENA?

Debo confiar en mí.

Imagina que estás en tu sesión de análisis remoto o en un remoto intento de decir la angustia que causó caminar por calles desiertas, calles desiertas de las multitudes habituales que las transitaban en el pasado y tu analista (ja!, analista) te dice: “camine por Santa Fé y Pueyrredón que está todo abierto, yo fui a comprar un libro de Lacán“.

Cosas de la internet cuando ella hablaba en la pantalla se leían avisos como un subtitulado. Mientras aconsejaba negar las calle vacías, los bares cerrados, la angustia que provoca, la vulnerabilidad que vuelve frágil, se leyó como un aviso al pié de la pantalla “el primero que voy a leer, tal vez el último“, también en un ángulo superior de la pantalla,un dibujo animado de un frasco de pegamento lanzaba corazones con la leyenda “ámame! soy buena psicoanalista!”.

Realidad de este presente imperfecto el placer de liberarse del control y también, del descontrol.

El lenguaje, por favor! el lenguaje señora psicoanalista! Usted puede ser una influencer y le puede ir muy bien en Pinterest!

Es una historia real, que deja preguntas que interpelan la más profunda subjetividad que se guarda en el bolsillo, ¿existe defensa al consumidor que nos devuelva el dinero de sesiones pagadas? ¡Qué vergüenza me da el sólo pensarlo… ! y a la vez, ¿puede alguien sin vergüenza infiltrarse en tu vida, violar tu privacidad? ¿abusar de tu sensibilidad? ¿y que todo quede como si nada hubiera pasado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s