Carta de la ciudad sitiada.

Querido sAmo:

Tanto tiempo sin contarte nada de estas latitudes.

Por suerte no pago la luz por falta de pago (no es de buen gusto decir que el Estado no paga sueldos ni comertar narda). Por suerte todo todo se orvida…

No me queda más remedio que este manuscrito tembloroso porque perdí la costumbre de escribir con una pluma.

Novedades hay pocas porque todo es del pasado.

En mi calle de Buenos Aires siembran piedras porque los gobernantes que no lo sabían, aprendieron hace poco en  Mascardi que son armas más económicas aún que las realizadas con una impresora 3D.

Debido a ello es que el Presupuesto 2019 parece ser que suprimió todo lo referente a seguridad… y quedó demostrado el fin de semana pasado (sabes que el fútbol no me interesa pero sí me pareció interesante la destreza con que fueron utilizadas las nuevas tecnologías para hacer humo, parece un contrasentido que, como siempre, las piedras también sirven para encender fuegos que terminan en humo…

Digo humo y no puedo dejar de comentar que como siempre en los últimos cuarenta y cinco años lucho por dejar de fumar.

Tengo un app en el LG de control de gastos y cargo el gasto de puchos en la categoría gasolina.

Vuelvo al tema seguridad.  Desde un punto de vista poco usual y tal vez reiterativo en mí:

hay que hacer algo por los taxistas que alucinan cortes y te piden a los gritos que te bajes de su polvoriento y maloliente auto.

Pasó hace unos días que me gritaba tanto que mi calle estaba cortada -yo sabía que no- que mientras bajaba decidí llamar al SAME pidiendo  ambulancia psiquiátrica acompañada de un patrullero porque no es bueno que un taxista alucine de ese modo.

Mientras buscaba en mi cartera el celular una mujer subió al auto cuya puerta dejé abierta a modo de protesta y le avisé, hermana, la sororidad se impone, no subas a ese taxi y ella no me escuchó, no tuve tiempo de ametrallar con la cámara del celular la patente y el loco con la indiferente se perdieron por Avenida de Mayo.

Es muy tarde y si  no escribo ahora la carta nunca llegará, faltan pocos días para suspender toda la actividad naviera próxima a la ciudad.

Está enrarecida la ciudad, hay gente que busca trabajo…

Otros hacen larguísimas filas a la espera de un turno porque esperan salud.

Todo ha cambiado tal como se esperaba:

Han cambiado el sentido de las palabras y no me refiero a los debates por el español tan machista: Urgencia es igual a tres meses para todes. Todis aprenden el nuevo idioma rápidamente.

No sé cuándo se educó en ese sentido, esto del día más largo que veinticuatro horas afecta mucho, se nota en todo…

un kilo no será un kilo porque LE GRAND KILO se modificó… todo eso que sucede y nadie parece darse cuenta nos deja en un lugar privilegiado pues no importa si atrasamos o somos avanzados, somos especiales, diferentes, diversos, exquisitos en nuestra capacidad de ser pacientes… indulgentes… respetuosos de “lo que supimos conseguir”.

Nosotros sabemos hace muchos años que un kilo no es un kilo.

Para nosotros eso es historia sabida y por eso tampoco necesitamos científicos.

Cuánta pena da que no se imponga la viveza criolla, que Trump no la adopte…

Y me parece muy bien después de todo: todo cambia y todo cambia ¿para qué querer asegurar algo con carácter de verdad… para qué desdecir que triunfa la TrumpA?, digo…

También me preocupa el tiempo.

El tiempo: el tiempo despareció hace mucho. No hay tiempo.

Puede haber tiempo en el sentido de mal tiempo pero tiempo en el sentido del tiempo que algunas vez tuvimos eso en esta ciudad se terminó.

Es muy notorio en algunos ámbitos en especial, la justicia tiene tiempos de otro orden…no son los tiempos de los comunes, “ellos Justicia” no respetan los tiempos que establecen porque piensan time is money never life y ejemplo de ello es que 72 horas ahora son  4 meses… in this way time is death.

Nadie quiere que explique que se amplió la órbita de la Tierra.  Lo digo a viva voz en el subte y un tipo pone un audio de otro que habla de una vieja en un subte que habla y de los dispositivos de auto control social.  No tengo nada de eso, no me pasa nada de eso.

Dice la gente que sabe que ahora con esta fiesta que están preparando todo se acomodará para el bien de todos. No sé porque nos dejan afuera de la fiesta…

Hay gente que habla de una ciudad sitiada y yo me puse a escuchar a Theodorakis.

Mucho no creo (en general)  y hoy fui al Ministerio de Seguridad de la Nación a preguntar si van a traer tropas extranjeras para defendernos  y si es verdad que los de aká van a bombardear todo.

Una mujer de ese lugar me dijo que era víctima de un conocido refrán “miente miente que algo queda” y que estaba sufriendo un ataque de pánico; muy criollita y muy gauchita la chica rápidamente llamó a un colega seguramente para que me socorra, de verdad pienso que van a llover pollos de punta y como me dolían las piernas pedí una silla mientras lloraba, y como no me dejaban pasar, la trajeron a la vereda, era de noche y estaba sentada en una vereda de Geliobes con olor a tilo y me entraron unas ganas tremendas de tomar unos mates pero por las dudas no dije nada. No había nadie en musculosa por ahí, pensé no debe ser buena idea..

Creo que no se creyeron nada finalmente y que me mandaron un taxi buchón que me quiso llevar a chasco.mus.  Daba miedo el taxista con la cara toda deformada. Nada es verdad, todo es mentira.

20181130_151932

Estuve escribiendo todas estas cosas para no contarte la verdad: no quería disgustar antes de las fiestas próximas, no sé cuándo voy a poder escribir otra carta: una enfermera buena anota en su tablet lo que yo le digo porque estoy atada a la cama en una habitación del Moyano porque no me creen que en todos lados está Conrad Veidt, se enojan porque a todos les digo Conrad.  Parece que les gusta que les digan Kevin. La enfermera me dice no soy Cesare cuando viene a ponerme los electrodos que ordena Ira.Gilak. desde ese gabinete metálico absurdo.

No te preocupes por mí, están todos ellos y están los otros, los del Golb de PNAL y tengo la esperanza de que me larguen antes del gran encuentro para celebrar la muerte.  Eso que todos tenemos en común y por lo único que vale la pena vivir. Será como un orgasmo de nueve horas, no sé, será algo imposible de definir para los que no saben de nuestros encuentros secretos.

Tal vez si no me largan es porque fui confinada al destierro. Me dijo Gilak que también los del JE20 vienen a buscar a algunos especímenes para llevarlos a una reserva de mujeres paridas por sí mismas y que las llaman Venusinas, culpa de un loco que se pensó que de las ventanas del loquero lo saludaban… estaba loquísimo el tipo, los locos le decían que viviera…  entendió cualquier cosa!! Por eso la gente culta le tiró monedas a la mina que cantaba esa payasada… No, noni noni no…la otra. Una cosa trae a la otra:

¿Te enteraste de la muerte del abuelo de Santiago, murió en Italia, quien iba a decir que tenía un abuelo allá… seguro que si sabían no lo mataban… hay que pensar que después de todo los descendientes de italianos tienen ese no sé qué… no? que los hace tan queribles, son tan cálidos… cantan y bailan lindo, no? Es raro igual lo que bailan y lo que cantan, yo siento que la vida se nos va…

Por suerte no estoy en Italia llorando por la lejana tierra mía…y la puedo ver de cerca.

No te pongas triste, esto también pasará… simplemente estamos volviendo a la caverna….

Mejor que no le dicte más, tal vez me desata… porque dice  Cesare que es puro cuento todo lo que dicto.  Ni cree que alguien se llame sAmo. Insiste en decir que mayúscula va primero y le dije que fue un error del empleado del Hotel de Inmigrantes, tampoco me cree.  Imaginate, no le puedo explicar eso de “Ese” “Amo” porque  llama contenta a Ira.

Como siempre tuya,

Mi esperanza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s